Lo que aprendí de Nati

Por Daniel de Dios (Madrid, España).

Hace un par de meses me despidieron del trabajo y se me presentó la oportunidad de venir a Perú como voluntario junto con un amigo. ¡Qué cosas!, una mala noticia que se convirtió en una muy buena noticia. Dicha oportunidad la cogí con ganas, pero con cierto miedo por ser un país desconocido para mí y por no haber realizado voluntariado en ninguna ocasión.

Una vez que llegamos a MiPequeñaAyuda y comenzamos a conocer el trabajo que teníamos que realizar y conocimos a los beneficiarios, me quedé enamorado de la sencillez de éstos últimos y del amor que te transmiten casi sin articular palabra. Aquí conocí a Nati, una mujer de 77 años que no puede mover las piernas, que vive sola y hace todas las cosas habituales del hogar sin necesidad de ayuda. Esta mujer solo habla en Quechua y apenas entendemos lo que nos quiere decir, pero con su expresión corporal sus gestos y su mirada llegas a entender muchas de las cosas que dice o te pide. Para mí, Nati es un ejemplo de superación por un montón de motivos, puesto que solo el sencillo gesto que nosotros podemos hacer para sentarnos en la cama, es muy complicado para ella. Nati tiene que hacer malabarismos para subirse en 2 pasos a la suya.

El primer paso es subirse a un trozo de madera de unos 30 centímetros de alto, agarrándose a una bufanda que tiene atada al cabecero, y tirando de ella posicionando sus rodillas y piernas para que a modo de pértiga consiga subir al trozo de madera. Y ese movimiento tiene que volver a repetirlo para que llegue a la altura de la cama. Por ese motivo se me ocurrió la idea de realizar una rampa para que ella pudiera subir arrastrándose. Ya que es como habitualmente se mueve por toda su casa.

Cunado fabricamos la rampa y fuimos a probarla, era muy grande y ocupaba mucho espacio en su pequeña casa. Nati nos dijo que la cortáramos a la mitad y cuando lo hicimos, la pendiente de la misma era demasiada y no podía subir. Eso para mí fue un pequeño chasco puesto que quería poner mi granito de arena para poder mejorar un poquito su calidad de vida. Pero aprendí que no hacía falta esa rampa para poder aportarlo; simplemente con haber ido a darle terapia, verla, conversar con ella y ayudarla en lo que nos pedía, Nati nos agradeció con todo su amor y su corazón, cogiéndonos las manos y dándonos besos en ellas.

Muchas gracias por ser como eres, porque sin hablar el mismo idioma, conseguiste darme estas lecciones de vida, ese amor y ese cariño tan fuerte que siempre llevaré en mi corazón.

About MySmallHelp Peru

MiPequeñaAyuda – MySmallHelp Peru is a non-profit organization founded on 2011, to support children and young adults with disabilities or low economic resources in the Cusco region by providing them access to basic education, health care and skills training.

Leave a Reply